Alcalde y comunidad tratan de controlar arremetida del Magdalena en Tamalameque

Alcalde y comunidad tratan de controlar arremetida del Magdalena en Tamalameque

Por Wilder Álvarez

Foto: Archivo

Sur del César. Lo que se presagiaba se cumplió. El río Magdalena, que recorre la población, se desbordó e ingresó a gran parte del casco urbano y las tareas para tratar de contener su fuerza y evitar que siga afectando a más familias parecen ser infructuosas.

Keila Álvarez, habitante de la población y cultivadores, indicó que tiene sembradas por lo menos 30 hectáreas que están perdidas en diferentes sectores de las margenes del Río grande. Diferentes sectores urbanos, zonas bajas y rurales están siendo protegidos gracias a las acciones lideradas por el alcalde Jorge Alonso Castro Jaraba, en compañía de la comunidad y el comité de gestión de riesgo y desastres.
El burgomaestre Castro Jaraba quien se puso las botas recorrió varios sectores y ayuda a realizar las obras de mitigación que se adelantan en diferentes puntos de la población. Donde hombres y mujeres tratan con sacos llenos de arena de minimizar las afectaciones. La cifra de familias afectadas aún es incierta.

“Ya lo habíamos anunciado. Nuestro mayor temor es que tenemos diferentes puntos críticos con amenazas de romper el jarillón no solo en la cabecera del municipio si no también parte de la zona y rural quedaria bajo el agua. Hacemos lo que podemos con los sacos, pues ya con la maquinaria es imposible”, aseguró el alcalde de Tamalameque, Jorge Alonso Castro.

Así va el trabajo conjunto entre la comunidad- Alcaldía para rellenar con costales el muro de contención que protege a los habitantes de Puerto Bocas de la creciente del río Magdalena. El gobierno unidos por el progreso y la Paz, aprovecha estos espacio para a través de los trabajos comunitarios promover la unión y la sana convivencia entre vecinos de diferentes comunidades de Tamalameque.

“El río Magdalena está creciendo entre 5 y 8 centímetros por día. Queremos que la Gobernación y el Gobierno nacional hagan presencia, pues siempre dicen que vienen y no llegan. Desde hace unos 20 años estamos advirtiendo y es poco lo que el municipio solo sin recursos puede hacer, manifestó otro habitante de la población sur Cesarense.

La alerta se mantiene en las poblaciones de la rivera la creciente no da tregua y el desbordamiento de este ha dejado por lo menos unas 800 familias afectadas.

Se mantiene la alerta
Leonardo Vega Sánchez, Secretario de gobierno y coordinador de Unidad Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres, indicó que desde la Gobernación local se puso en marcha un plan de contingencia y de respuesta ante las emergencias que se están presentando, esto en articulación con los consejos municipales de gestión del riesgo. “Lo anterior se debe al incremento de las lluvias en el interior del país y que esas aguas culminan en los afluentes que bañan nuestro sur del departamento. Además la hidroeléctrica Sogamoso (Cundinamarca), con la apertura de las compuertas, produjo mayor afectación en nuestros municipios”, indicó.

Concluyó diciendo que  algunos de estos municipios ribereños están en calamidad pública, declarada por los distintos Consejos Municipales de Gestión del Riesgo, y otros están en alerta roja.