Una vallenata en la alcaldía de Santa Marta. ¡Cosas de la Política!
2018-07-05
Policía captura a presunto abusador en Becerril, Cesar
2018-07-05

Opinión Deportiva: Pékerman y el país de la eterna sospecha

Por Arnol Murillo Rincón

@arnolmurillo

Pékerman y el país de la eterna sospecha. Los colombianos son conformistas. Sólo falta que le hagan un monumento a José Pékerman después de fracasar en el Mundial. Es raro que piense en un tercer periodo, cuando debió renunciar de una vez en Moscú. Que se vaya. No hay que perdonarle nada.

Colombia quedó eliminada frente a la Inglaterra más ingenua de la historia. Es cierto, Kane fue el goleador de las ligas top del mundo el año pasado, pero es un pecho frío.

Colombia depende exclusivamente del talento individual, de cómo se levanten los jugadores el día del partido. Porque, entrenador, que se diga entrenador, no tiene.

Su llegada a los cuartos de final en el Mundial de Brasil fue producto del nivel superlativo de los jugadores. En nada tuvo que ver Pékerman. Fue un buen logro, pero gracias a la columna vertebral de la selección.

En cambio, Jorge Luis Pinto, ese sí es un entrenador. No pudo llevar a Colombia al Mundial de Sudáfrica 2010 y se peleó con medio equipo, pero no está en duda su capacidad. Es más, pocos discuten lo grande que es.

De igual manera, Juan Carlos Osorio. De lo mejor que ha dado el país. Vieron cómo venció México a la mejor Alemania de los últimos 25 años. Ese triunfo es de él solo. Claro, después sufrió un accidente contra los suecos, pero son cosas del fútbol.

Todo lo contrario, Pékerman. Flojo. No sabe de táctica. Lo suyo, está concadenado, casi siempre, a la suerte.

Fue así como se convirtió en el técnico que más partidos le ha dirigido a Colombia en eliminatorias, como tuvo un rendimiento del 65% y como la Selección permaneció 11 partidos sin perder entre el 11 de octubre de 2013 (empate 3-3 contra Chile en Barranquilla, por la Eliminatoria) y el 28 de junio de 2014 (victoria 2-0 sobre Uruguay, por los octavos de final del Mundial de Brasil)

Sus 42 triunfos, en los 77 partidos que dirigió, fueron casualidad. En cambio, sus 16 derrotas evidenciaron su falta de entendimiento.

Tuvo suerte, de eso no hay dudas. Por ello se mantuvo mucho tiempo en los primeros lugares del Ranking FIFA, que además nadie sabe cómo lo definen esos flojos.

Pékerman fue un vago. Convirtió a la Selección en el negocio de sus empresarios.

Ya está bueno. Se debe ir. Así lo defienda el país, James, Falcao, Muriel y los demás jugadores. Asi haya cumplido el objetivo por el que fue contratado. Se debe ir, así Argentina se arrepienta cada día de no contar con su sabiduría. Se debe ir porque no filtra la nómina a dos o tres periodistas y porque acabó con la recocha en las concentraciones. Se debe ir porque vivimos en el país de la eterna sospecha.

Perdónalos Don José…

Posdata: Pékerman se equivocó ante los ingleses y de cierto modo, se nota vacío. Pero debe tener la primera opción para continuar o no en la selección y ser reconocido como uno de los hombres que cambió la mentalidad.

Foto: www.diariodemocracia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: