La restauración es el futuro de los casinos

Según una estadística de la Junta de Control de Juego Colombiano, el 40% de los hogares tienen, al menos, un miembro de la familia que invierte en apuestas y juegos de azar. Lo que nos da una imagen clara de la popularidad de la que gozan las apuestas y los casinos en Colombia.

Por lo general, los casinos responden a un mismo patrón estético. Los grandes casinos toman una temática que es la base de su ambientación, como The Venetian (“El Veneciano”) de Macao que tiene hasta canales y góndolas o el Foxwoods, en Connecticut, con referencias a los indios de Norteamérica. Aparte, suelen tener una luz tenue que invita pensar en la nocturnidad, incluso si en el exterior aún brilla la luz del sol. Y, por supuesto, tienen amplias zonas de juego destinadas al póker, a la ruleta, al baccarat, al blackjack algunos también tienen sala de bingo. En cualquier casino que se precie no pueden faltar las máquinas tragamonedas con temáticas y animaciones variadas. Las tragamonedas han evolucionado mucho y buscan ofrecer nuevos estímulos a los jugadores. Algunas, incluso, han obtenido la licencia de películas famosas y reproducen algunas escenas de dichas películas.

La restauración, el siguiente punto a desarrollar por los casinos

Los casinos más importantes cuentan con zona de bar o restaurante para que los clientes puedan saciar el hambre sin necesidad de salir del establecimiento. Y este es uno de los puntos en los que, probablemente, los casinos sigan evolucionando. El gusto por la gastronomía y el afán por llevar una dieta equilibrada que vive la sociedad de hoy día puede ser un hilo del que los casinos tiren a corto plazo.

Se trata de ampliar la experiencia de los clientes. No se basa solo en jugar a los distintos juegos que ofrecen los casinos, sino de disfrutar de todas las posibilidades de estos centros de ocio. Los casinos más importantes del mundo, como el Bellagio o el Caesar de Las Vegas, han contado, para divertimento de sus clientes, con la participación de cantantes de primer nivel mundial como Elton John o Celine Dion, o han organizado veladas de boxeo en las que combatieron grandes púgiles como Muhammad Ali, Óscar de la Hoya o “Sugar” Ray Leonard.

Del mismo modo, la restauración pasará a ser un nuevo atractivo de los casinos, que deberán ofrecer menús variados a sus clientes, sobre todo, tras el auge que están experimentando el vegetarianismo y el veganismo. Por supuesto que, a día de hoy, es posible matar el hambre en cualquier casino, pero la aspiración es crear restaurantes de referencia en los que los clientes puedan probar platos gourmet exquisitos. La experimentación habrá de llegar y es muy probable que en la elaboración de los platos se empleen métodos de cocina vanguardistas, como la esferificación, la gelificación o el uso del nitrógeno líquido, e ingredientes novedosos como la moringa, la harina de grillo o el kamut. Los límites de la gastronomía en los casinos habrán de ponérselos los propios propietarios.

Parece claro que el juego seguirá teniendo muchos adeptos y que estos tendrán que comer. Al fin y al cabo, la restauración es una forma de diversificar el negocio.