Hostales en Cartagena, confort amigable

“En este continente de América Latina hay un país que no es de tierra, sino de agua, que es el Caribe”. Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura 1982.

Cartagena es un auténtico distrito turístico y cultural, es la capital del Departamento de Bolívar y se encuentra ubicada en el norte de la República de Colombia, a orillas de las tibias aguas del Mar Caribe.

Dueña de una geografía paradisíaca, sus playas increíbles son ideales, para disfrutar con los afectos y juntos sacudirse la rutina, el estrés y el aburrimiento. Algunos de los balnearios más frecuentados por el público viajero son: Bocagrande, Laguito, Marbella, Boquilla, Blanca, Castillogrande, Linda, Bocachica, Baru, Islas del Rosario, San Bernardo, Blas del Teso…

Es la propuesta perfecta para vivir unas vacaciones, escapada o fin de semana largo inolvidables. Cuanto para ver, conocer, y emocionarse, entre otros lugares para visitar se destacan: la icónica Torre del Reloj, La Muralla, Castillo de San Felipe, Museo del Oro, Parque Bolívar, Iglesia San Pedro Claver, Museo de Arte Moderno, Teatro Pedro Heredia, Parque del Centenario, Portal de los Dulces, Centro de Convenciones, Muelle de los Pegasos, Estatua de la India Catalina, etc.

Acerca del alojamiento, los hostales en Cartagena, constituyen una opción moderna y descontracturada. Ambientes amplios que se distinguen por el diseño, servicio y la calidez de la atención personalizada. Pueden incluir acciones promocionales y financiación acorde a los más variados presupuestos.

El clima cartagenero es tropical, y la temperatura promedio anual ronda los 27 grados, para tener en cuenta al momento de preparar el equipaje. Se recomienda ropa liviana, bermudas, trajes de baño, vestidos y shorts…Sombrero, gorra con visera, anteojos de sol y no olvidar el repelente contra los mosquitos.

Las mejores zonas para elegir los hostales en Cartagena de Indias, se distribuyen en la Ciudad Amurallada, Centro, San Diego, Getsemani…

Sin duda un destino que crece en las preferencias viajeras de la mano de los paquetes turisticos, creados especialmente para satisfacer las necesidades de todos aquellos que eligen Cartagena de Indias, Colombia, a la hora de disfrutar, relajarse, y renovar energías, para hacer el año más llevadero.

Gastronomía

En lo que hace a la oferta gastronómica, caracterizada por la fusión entre la cocina africana, nativa americana y española. Dentro de los platos típicos más degustados aparece el pulpo a la cartagenera, conejo al ajo cabañil, tapa marinera, lomo de cerdo con salsa tamarindo, arepas de huevo, buñuelitos de frijol, ceviche, plátano frito, sancocho de pescado, mote de queso, fritanga, arroz con coco, butifarras, carimañola, empanadas…¿Para beber? cerveza, aguardiente, anís, licores y por supuesto jugos frutales. A la hora de los dulces se imponen las cocadas, y las bolas de tamarindo…

Para regalar o regalarse, nada mejor que las artesanías propias de la cultura colombiana, como los tejidos Wa Yuu, hamacas y chinchorros, y el tradicional sombrero Vueltiao, confeccionado con una fibra natural proveniente de la palmera “Caña Flecha”, que crece a orillas del río. Este símbolo nacional colombiano tiene su origen en la Comunidad Zenú, de hace más de mil años.

Tours y Excursiones

Una manera de aproximarse a esta ciudad entrañable, a y su gente siempre bien dispuesta, es por medio de diversos paseos para compartir, como por ejemplo: el Centro Histórico, En Auto o en Bicicleta, Islas del Rosario/Playa Blanca, San Bernardo, Santa Marta, Parque Tayrona, Cocoliso, recorrida nocturna en la Bahía de Cartagena, Islas del Encanto y del Sol, La Boquilla en canoa a través de los manglares, Santa Cruz de Mompox, San Basilio de Palenque, Los Lagos de Turbaco…Y una perlita más: el Volcán de Totumo.

A cuarenta minutos del centro, esta presencia ciento por ciento natural de alrededor de veinte metros de altura, cuenta con una escalera de madera para acceder a la boca del volcán. Famoso por los baños de lodo y sus propiedades terapéuticas recibe numerosos contingentes a lo largo del año.

De regreso, los lugareños sugieren almorzar en La Boquilla o Manzanillo del Mar, y saborear los frutos recién extraídos del mar…Los pescadores prometen una bandeja de mariscos inolvidable!¡Buen viaje!