OPINIÓN:¡NECESITAMOS UN VERDADERO COMBATIENTE!

POR JAVIER ENRIQUE PÉREZ. POLITÓLOGO 

Según la Real Academia Española (RAE), combatiente es aquella persona que forma parte de un ejército el cual combate o lucha.

En este periodo electivo, a veces “las luces, las cámaras y acción” nublan el entendimiento de los electores y no pueden distinguir entre lo preeminente y lo accesorio. Según una encuesta de la firma Invamer elaborada en el pasado mes de agosto del año en curso, las intranquilidades principales de los colombianos son: El Desempleo: (27,3%) y La Corrupción: (32,4%). Pero usted dirá ¿Qué tiene que ver Valledupar con estas cifras? La contestación es que el Municipio no se escapa de esos dígitos tan dolorosos.

Al llegar esta época carente de unos días para las elecciones, una conducta un poco extraña se asoma. Las personas dejan de enfocarse en buscar un buen candidato con soluciones a esas preocupaciones principales y empiezan a preguntarse ¿Quién se viste más bonito? O ¿Quién tiene la mayor maquinaria?: Valduparense: ¡cuando usted tiene dolor de muelas, busca a un odontólogo, no un psicólogo! Acá no está en juego la mayor maquinaria política, ni la mejor expresión en público, aquí solo está en juego el elegir a un mandatario que sea camarada del pueblo, no un opresor.

Hoy día, lo que requerimos son personas que hayan demostrado resultados en componentes de anticorrupción y generación de empleo. Necesítanos verdaderos líderes y lideresas a quienes los malhechores les tengan temor y no los vean como títeres de circos. Exigimos un gobernante que entienda lo que significa ganarse la vida y que haya creado oportunidades para salir adelante con creatividad, no que haya vivido toda la vida del Estado.

Demandamos verdaderos combatientes, que amparenlos pocos recursos que nos han dejado y velen por nuestras inquietudes primordiales, necesitamos que no sean blandos ante tanta perversidad y tanta corrupción para un pueblo que pide a gritos salir del hoyo tan profundo que se encuentra.

Nuestro municipio va en descenso en lo que nos interesa, salud, educación, empleo y lo más fuerte, la seguridad. Debemos saber con mucha claridad que aquella persona que sea elegida por el pueblo y pagado por el pueblo, se le debe exigir, no suplicar!

Por eso, para cerrar este apartado, les voy a establecer dos interrogantes para ayudarle a afilar su acierto electora: Primero, ¿Su candidato ha luchado de frente contra la corrupción en el pasado? Y segundo ¿Su candidato ha ayudado para que su pueblo obtenga un empleo en su carrera? Si su respuesta a alguna de estas dos preguntas es afirmativa, felicitaciones, va por buen camino. De lo contrario piense dos veces antes de hacerle daño a su gente eligiendo a la persona incorrecta. ¡No sigamos eligiendo personas que no ayuden al pueblo sino, a un verdadero combatiente que pelee por él!

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.