OPINIÓN: La educación universitaria, una lucha de todos

Por: Javier Enrique Pérez, Politólogo 

En la historia de Colombia, los educandos han sido magnos protagonistas detrás de los característicoscambios y trasformaciones de la sociedad colombiana. Para conmemorar un poco sobre esta lucha, debemos saber con gran claridad, que esos jóvenes los cuales se atrevieron a cuestionar la dictadura militar en 1956iniciarían algo, que más adelante daría un buen resultado, en 1970 reclamaron la autonomía universitaria y su mayor logro aplaudido por muchos, exigieron que en el marco constitucional se ampliara la democracia y que culminó con la carta política de 1991. Esto demuestra que los estudiantes si saben cómo hacerse sentir de buena forma. 

En el 2018, un hecho sin precedentes en la historia de Colombia, se registró cuando el desconcierto y espíritu batallador no solo de los estudiantes, sino de docentes y miembros de todos los estamentos de la sociedad civil, conglomerados en una sola voz, condujo el mayor cese de actividades académicas, suspendiendola educación superior de las 32 universidades públicas. Los alumnos requirieron mayor inversión a la educación, socavada por la corrupción y aún no les han cumplido. Este es el mal de nunca acabar. 

Lo peor de estos desarreglos, es que cuando los alumnos salen a marchar, la operación violenta y retardaría del Estado Colombiano, no conoce límites. Esta lucha finaliza siempre oscurecida por el descomedido uso de la Fuerza Pública, fundamentalmente por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), quienes se han ganado la indolencia, rechazo y el rencor de los estudiantes. A ellos, los derriban, los vulneran y los acosan sin fin, olvidando su verdadera lucha. 

Hoy, en el 2019 muchos estudiantes en Colombia y especialmente en el Municipio de Valledupar, luchan por tener mejoras universitarias, no solo para unos cuantos, sino para todos. En la universidad pública del Cesar nace un nuevo suspiro de valentía, por un grupo de estudiantes que han tomado la determinación de organizarse políticamente para luchar en contra de la corrupción y en el mejoramiento de la educación en el Cesar. Ellos presentan objeciones para el Gobierno Nacional, piden que el rubro para los estudiantes aumente, ya que con esto al estudiante le sería más asequible una matrícula y el mejoramiento educativo cambiaría, piden que los recursos sean más equitativos, ya que universidades como la Nacional, la Distrital y la Univalle reciben más presupuesto que otras universidades públicas, incluyendo la UPC, esto es luchar por una mejor educación, digna, buena y de calidad. 

A muchos los tratan de enmudecer con chorros de agua, gases lacrimógenos y sirenas por doquier, pero no pueden silenciar las voces de los estudiantes quienes se han convertido en el mejor actor político de nuestros tiempos, aportando soluciones a problemas, alzando su voz ante las injusticias y batallando por las desigualdades sociales. Porque cuando la esperanza parece perdida, ellos, los estudiantes, aparecen con su optimismo ante la sombra gris de tantos problemas. 

Estos jóvenes estudiantes no son violentos, solo les duele ver como su educación es echada a la borda, ellos no representan la izquierda o la derecha del poder, ellos solo guerrean e idealizan una mejor Colombia, una que sea mejor para todos. 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.