Importancia de la Neuropsicología durante la pandemia del coronavirus

La reciente crisis del Covid-19 ha sacado a la luz las principales carencias del sistema sanitario mundial. En muchos países, los hospitales se han visto colapsados y se ha producido una falta de recursos básicos, como guantes y mascarillas. El coronavirus también ha puesto de relieve la necesidad de profesionales preparados para atender crisis de miedo y ansiedad. Si eres un profesional del ámbito médico o de la psicología, utiliza la metodología a distancia para ampliar tus conocimientos cursando la Maestría en Neuropsicología Clínica y sigue tu formación. Esto te va a permitir ofrecer una atención sanitaria adecuada a tus pacientes en caso de que suceda una situación similar en el futuro.

¿Qué es la Neuropsicología Clínica?

La Neuropsicología Clínica es una especialidad que combina la neurología y la psicología. Su principal objetivo es estudiar las consecuencias que tienen las lesiones del sistema nervioso en el comportamiento y en las emociones. En otras palabras, la función de un neuropsicólogo es evaluar las disfunciones neuronales de los pacientes y proporcionarles un tratamiento adecuado.

Existen tres subtipos de neuropsicología clínica:

  • Neuropsicología clásica: estudia la localización y el tamaño de la lesión en el cerebro.
  • Neuropsicología cognitiva: se centra en el funcionamiento de la mente.
  • Neuropsicología dinámica integral: se trata de un subtipo más actual de neuropsicología, que combina características tanto de la clásica como de la cognitiva.

Neuropsicología clínica y Covid-19

El coronavirus ha sido calificado por la Organización Mundial de la Salud como una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional. Como todos sabemos, se trata de una infección que causa tos, dolor de garganta, dificultad para respirar y, en casos más graves, puede provocar la muerte. 

Pero este virus no solo conlleva consecuencias físicas, sino también mentales. En el año 2020 el mundo ha sufrido una parada. Muchos países han vivido una dura etapa de confinamiento, que ha provocado ansiedad y miedo en muchas personas.

La pandemia ha ocupado un espacio relevante en todos los medios de comunicación. Se ha informado rigurosamente cada día sobre las cifras de nuevos infectados y de fallecidos, lo que ha contribuido a aumentar la alarma social.

Debido a esto, la atención neuropsicológica se ha vuelto imprescindible para tratar los efectos de la ansiedad y del miedo en los individuos. Los neuropsicólogos han estudiado en profundidad las principales causas del miedo en la sociedad para encontrar una solución.

Según los estudios de la neuropsicología clínica, la alarma social en combinación con el uso excesivo de internet y el neuroticismo han aumentado el miedo social y los síntomas derivados de él.

La Neuropsicología Clínica también ha estudiado los efectos de la alerta social en personas que sufren el síndrome de ansiedad por enfermedad, conocido también como hipocondría. El exceso de información relacionada con el virus ha afectado de forma diferente a estas personas. Frente a una persona normal, la mente de los individuos hipocondríacos se bloquea y no son capaces de dejar de pensar en el virus, lo que los lleva a buscar continuamente información sobre síntomas y consecuencias del coronavirus, aumentando así su sintomatología.

Aunque los expertos siguen evaluando la situación, por ahora la principal solución es dejar de consumir cualquier tipo de información que aumente la alarma social.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.