El coronavirus complica la situación económica de Latinoamérica

Un reciente informe del Banco Mundial ha indicado que sólo un país latinoamericano podría mostrar crecimiento en 2020. Es Guyana, que podría crecer un 50% gracias al inicio de las exploraciones petrolíferas, sin importar que el precio del crudo se mueva a la baja. 

Del resto mejor no hablamos. La semana pasada el Banco de México (Banxico) bajó los tipos de interés en medio punto, hasta el 5%, pero además cambió el sesgo de sus declaraciones hacia uno mucho más dovish. Quizás la entidad espere que el covid-19 impida cualquier repunte en la inflación y pretenda también depreciar un tanto el peso.

Sin embargo, algunos economistas esperan que Banxico baje cuatro veces más los tipos de interés antes de final de año para un total de 200 puntos básicos, lo que sería cuatro veces lo previsto por el consenso en estos momentos y más del doble de lo que descuenta el mercado (75 puntos básicos).

Otras economías como la colombiana venían mejorando antes del coronavirus, pero se han visto obligadas a echar el freno. La actividad económica se ha frenado como en el resto del mundo tras un prometedor primer trimestre y el panorama no es nada positivo. El FMI esperaba un crecimiento de la economía colombiana del 3,7% este año. Ahora pronostica una contracción del 7,8%, mientras que el gobierno la deja en el 5,5%.

El último dato no ha sido nada positivo: la tasa de paro se ha ido a máximos históricos en mayo (21,4%) lo que implica casi cinco millones de personas menos empleadas. No en vano, hace unos días el viceministro de Hacienda dijo que el segundo trimestre del año ha sido el peor de la economía colombiana… Y de toda América Latina.

El peor trimestre para las economías latinoamericanas

La fortaleza del dólar estadounidense, la debilidad de la demanda de las materias primas, la caída del turismo… todos son factores que impactan de forma negativa en las economías latinoamericanas sin contar con el impacto individual del coronavirus. 

Por lo tanto, es clave que los inversores aprendan a manejar bien las plataformas y los instrumentos financieros con los que se invierte del tipo ETFs. Sobre todo, porque con los ETF se puede invertir contra el mercado, apostando por la caída de sus monedas o sus empresas cotizadas, tal y como puede ser la situación actual de los países latinoamericanos.

Por ejemplo, si las previsiones de bajadas de tipos en México se cumplen, la debilidad del peso en los próximos meses sería una apuesta contra la moneda azteca, por lo que un ETF inverso en el usd/mxn bien operado sería ideal. Además, los ETF permiten una operativa apalancada, como los CFDs.  De esta manera se puede maximizar el beneficio sin un gran desembolso. Eso sí sólo cuando estemos muy seguros de que la apuesta ganadora es la nuestra para evitar descalabros financieros. 

Las economías de Latinoamérica han vivido un segundo trimestre para olvidar, pero las perspectivas no son mejores para este tercer trimestre en la medida en que el principal factor negativo, el coronavirus, permanece y el entorno internacional es poco favorable.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.