Colombia, un ejemplo en la apuesta por la digitalización y el juego legal

El país latinoamericano tiene herramientas para convertirse en un referente en la revolución digital, tal y como demostró con la regulación del juego.

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta el mundo es el de reforzar la eficacia en todos los procesos tecnológicos, industriales y sociales por medio del impulso de la digitalización. La pandemia mundial de coronavirus ha puesto de manifiesto la importancia que tiene el contar con la posibilidad de agilizar trámites de todo tipo por medio de una notable eficacia digital, con profesionales expertos en el asunto y un empleo eficiente del Big Data como soporte para ello. Colombia tiene un papel fundamental en ese proceso y ha demostrado contar con tejido productivo capaz de hacer cambios innovadores a partir del modélico sistema de regulación del juego y lucha contra las apuestas ilegales, con betsonly Colombia como referencia.

El crecimiento exponencial que ha experimentado el sector de las apuestas en todo el mundo ha dado lugar a la proliferación de malas prácticas que bordean lo ilegal y provocan una fuga de capitales, siendo fuente de sitios no autorizados ni reglados por el gobierno, lo que supone un peligro para el usuario y una merma para las arcas públicas del Estado. Todos los países del mundo se enfrentan a este desafío y toman como modelo a Colombia, tal y como indica la web eltiempo.com. Se han cerrado más de 300 sitios ilegales de apuestas y casinos online, promoviendo una firme regulación del juego que aporte seguridad a todas las partes y repercuta positivamente en el país como fuente de ingresos.

Nada de esto hubiera sido posible sin una inversión amplia y razonada en digitalización y tecnología. La inmensa mayoría de operaciones de este tipo se realizan online, por lo que Colombia ha demostrado tener tejido industrial y social necesario para erigirse en un país líder de la transformación digital. Así lo reafirman expertos en la material en palabras recogidas por la web especializada semana.com, donde se incide en la importancia que tendría para el país latinoamericano mejorar la conectividad y reducir la brecha tecnológica y digital, en aras de crear una sociedad con capacidad para producir online, promover el comercio digital y el teletrabajo, por ejemplo.

Pero lo más importante radica en que las empresas incrementen su competitividad internacional, algo para lo que necesitan ser pioneras en este proceso de transformación digital, que debe contar con la implicación y colaboración público-privada, como ha ocurrido en el exitoso caso de las apuestas y los casinos online. El dinamismo de muchas ciudades del país y la pujanza de las jóvenes generaciones, prolíficas en número y rebosantes de ambición y herramientas como nativos digitales que son, se erigen en grandes fortalezas para un país que puede aprovechar esta situación de crisis por la pandemia, como punto de inflexión para dar un paso más en el proceso. 

Las innovaciones tecnológicas y digitales son aplicables a todos los campos, y deben ser promovidas incluso en un sector como es el de la agricultura, necesitado de dotar de mejores condiciones laborales y seguridad financiera. Solo tres de cada diez empresas pequeñas están conectadas a internet, según comenta los expertos en forbes.com, algo que debe cambiar rápido si Colombia desea involucrar a toda su población en una transformación digital y tecnológica que podría ser muy positiva para el país.