La privacidad en riesgo: incluso las apps de oración pueden vender tus datos personales

Tanto Apple como Google, los gigantes tecnológicos a cargo de los sistemas operativos de los teléfonos iPhone y Android, están adoptando nuevas medidas para tratar de limitar los datos que las aplicaciones pueden recopilar de sus usuarios. Los nuevos ajustes de ambos sistemas operativos permiten a los usuarios revocar en cualquier momento los permisos solicitados por las apps que instalan en ellos, limitar el acceso a sus datos personales mientras las apps no están en uso y tener siempre información de primera mano sobre cuáles son los propósitos detrás de estas recopilaciones de datos. Pero ¿estas medidas son suficientes?

Muchos especialistas consideran que no, ya que millones de apps continúan recopilando los datos de sus usuarios de manera abusiva con el simple propósito de venderlos a terceros. Esta es la razón por la que continúa siendo frecuente encontrar aplicaciones de usos relativamente simples que requieren toda una serie de permisos a todas luces excesivos, aprovechando que la mayoría de los usuarios tienden a aceptarlos sin plantearse el porqué.

Facebook, Instagram y WhatsApp, entre las apps más abusivas con tus datos

La estrategia de venta de publicidad personalizada planteada por la compañía ‘Meta’ (antes conocida como ‘Facebook’) hace que todas sus apps traten de registrar la máxima cantidad de datos de sus usuarios. Es por esto que WhatsApp es una de las apps de mensajería que solicitan más permisos innecesarios a sus usuarios, pero definitivamente las aplicaciones más acaparadoras son Facebook e Instagram, lo que ha puesto en alerta a los especialistas en ciberseguridad en numerosas ocasiones.

Pero, mientras que el uso de los datos recopilados por Facebook está meridianamente claro –se utilizan para ofrecer publicidad dirigida en su plataforma–, en otros casos no parece haber una relación directa entre la función de las aplicaciones y la solicitud de permisos. Se menciona con frecuencia el caso de las aplicaciones de linterna del smartphone que solicitan el acceso a la lista de contactos, como ejemplo característico de las apps cuya principal función consiste en la venta de datos de sus usuarios a terceros.

Las aplicaciones de oraciones se suman a la venta de datos privados

En ocasiones, las apps que se dedican a vender nuestros datos pueden adoptar las formas más aparentemente inocentes. Recientemente, plataformas como Pray.com han sido descubiertas vendiendo datos de sus usuarios a terceros, incluyendo las oraciones y los pensamientos que escribían en la app. Esta información, que con frecuencia involucra las preocupaciones más íntimas de las personas afectadas, podría ser aprovechada posteriormente con fines publicitarios o incluso con otros objetivos más oscuros.

Educarnos en los peligros que tiene la cesión de datos a las aplicaciones que usamos en los celulares es entonces más importante que nunca si consideramos el riesgo que presentan estas apps malintencionadas. En este sentido, la prevención pasa a ser una de las mejores maneras de proteger nuestros datos, con lo que resulta esencial verificar en todo momento qué permisos solicitan nuestras apps, y desconfiar al máximo de aquellas que solicitan permisos excesivos sin relación aparente con su función primaria.

Cuatro maneras sencillas de protegerte frente a las apps malintencionadas

Para proteger los datos que almacenas en tu smartphone y la información que envías y recibes desde el celular, entonces, es importante que adoptes algunas de las siguientes medidas:

  • Evita las aplicaciones abusivas. Las aplicaciones que solicitan una enorme cantidad de permisos excesivos y sin relación con su función principal, gritan a los cuatro vientos que quieren vender nuestros datos. Es mejor evitarlas en primera instancia.
  • Instala una VPN. Si no sabes qué es una VPN, seguramente tu conexión a internet se encuentra expuesta. Las VPNs permiten proteger tu conexión de manera cifrada para garantizar que toda la información de tus dispositivos se mantenga segura.
  • Usa dos teléfonos. Determinadas aplicaciones son especialmente sensibles, como las de la banca online o las tiendas de e-commerce. Si tienes dos celulares, siempre es buena idea mantener estas apps en uno de ellos y usar el otro para el resto.

Usa el navegador de tu celular. Algunas plataformas online también funcionan bien desde el navegador de tu teléfono. Si tienes esta opción, es preferible que las utilices desde ahí y que no las instales como aplicaciones, ya que de esta forma tendrán acceso a muchos menos datos personales.