“Estamos tratando de entender qué pasó”: familiares de Registrador asesinado en Valledupar

Consternada está la familia de Giovany Andrés Padilla Daza, Registrador Municipal de La Jagua de Ibirico, quien apareció muerto en una vivienda de su propiedad que estaba arrendando en Valledupar. La poca información que aún se tiene de este crimen, no los deja entender qué pasó y por qué fue asesinado.

“Estamos extrañados, mi hermano era una persona tan cuidadosa que cada vez que iba a mostrar la casa lo hacía acompañado, pero esta vez no fue así y no logramos entender nada de lo que pasó”, dijo un familiar.

El cuerpo sin vida de este joven abogado, fue encontrado amordazado y con heridas ocasionadas con objeto contundente, en el interior de una vivienda en el barrio Garupal de la capital del Cesar este lunes. Su familia reportó su desaparición el primero de enero desde las cuatro de la tarde cuando salió a cumplir una cita con una amiga, a la que nunca, al parecer, llegó.

“Esta persona estaba en su residencia que tenía desocupada para arrendar. Según la información que tenemos inicial, ingresó con dos hombres y posteriormente ellos abandonaron el sitio en el vehículo del Registrador”, dijo el coronel Mauricio Bonilla, subcomandante de la Policía en el Cesar.

La Sijin de la Policía anunció que comenzó las investigaciones del caso con apoyo de los testigos de la zona y las cámaras de seguridad para dar con los responsables del crimen.

En la afueras del Instituto de Medicina Legal de Valledupar la familia de Padilla Daza esperan que les entreguen el cuerpo para iniciar con la velación y el sepelio que se llevará a cabo en la capital del Cesar, “mis padres están destrozados y toda la familia, porque además del dolor de perderlo, no entendemos qué pasó”, dijo muy adolorida una hermana.

Giovany Padilla, abogado de profesión, llevaba tres años de estar laborando como Registrador de La Jagua de Ibirico en Cesar. El 4 de marzo cumpliría 34 años de vida.

Tomado de www.elpaisvallenato.co