Madre pide ayuda para niño con hidrocefalia severa


Las fuerzas se le han ido agotando a Damaris Vinasco Ardila. Ella, residente en el barrio San Jerónimo de Valledupar, ha luchado durante 14 años contra una enfermedad que aqueja a su hijo Yair Vinasco Ardila. 

La columna vertebral le ha pasado factura, porque gran parte del día lo tiene cargado. Para desplazarlo requiere un coche neurálgico, pero por falta de recursos no ha podido comprarlo. Tampoco tiene donde bañarlo. 

Yair Vinasco sufre de hidrocefalia y pese a que ha sido operado en dos ocasiones su estado de salud nunca ha mejorado. Su esperanza de vida ha sido casi nula, pero la fe de su mamá ha desafiado los pronósticos médicos.

El niño no habla y tampoco ve. El diámetro de su cabeza es de 73 centímetros, dos veces más grande del tamaño normal para un menor de su edad. El pequeño podría morir a causa de la gran cantidad de líquido acumulado en su cerebro.

Su mamá Damaris Vinasco Ardila no puede laborar debido a que dedica todo el tiempo al cuidado de Yair. El padrastro del niño, quien es albañil, es el único que trabaja, sin embargo, los recursos no son suficientes.

Yair Vinasco Ardila necesita una cama, un coche, alimentos y una bañera. Su mamá recibe donaciones. Los interesados en apoyarla pueden comunicarse a las líneas 3015165410– 3113689315

Loading...

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.