Columna de opinión: 20 consejos para una campaña electoral exitosa

Por: José Luis Bustos Reales

Jamer Chica* 

Daniel Eskibel**

Hagamos el ejercicio de tomar un poco de los saberes acumulados de casas consultoras de comprobado éxito como Jamer Chica y Daniel Eskibel, conocido como el verdadero mesías de la psicología política en el mundo. 

En cada uno de los momentos de una campaña electoral, desde la fase del diagnóstico que surge de la medición inicial hasta el día de las elecciones, tanto los candidatos como susequipos de campaña deben actuar con máxima cautela para no generar ningún impacto negativo para el proceso político.

Entremos en materia: 

1. Una campaña sin estrategia, no existe. La estrategia es un elemento determinante y diferenciador dentro de una campaña política, por esta razón, es inconcebible un proceso electoral sin estrategia. Debe tenerse en cuenta que todas las campañas están destinadas al fracaso, todas menos una y esa única ganadora es precisamente la que usó las mejores estrategias para fijar en el votante la emoción que lo lleva a marcar la equis sobre el candidato.

2. La planeación financiera debe ser inversa al calendario electoral. La buena gestión de los recursos económicos, permite identificar el momento idóneo para ejecutar la campaña, sin afrontar una crisis de insolvencia en la final de la misma. La planeación financiera debe ser en sentido contrario al calendario, este es un consejo que debe complementarse con lo siguiente: La mejor campaña no es la que más gasta, es aquella que logra posicionar a su candidato con Alto impacto y bajo presupuesto.

3. La cantidad de asistentes a los eventos de campaña, no es un cuantificador de la intención de voto.  Error común en muchas campañas, los candidatos suelen caer en el mito de que sus probabilidades se miden en función de lo nutridas que sean sus reuniones, esto, además de encarecer las campañas, es un llamado al auto engaño, la penetración del candidato debe medirse científicamente y esto debe hacerlo un equipo certificado y competente.

4. Las encuestas son importantes, pero no son determinantes. El resultado electoral no debe estimar según las proyecciones de las encuestas. El que paga los músicos escoge las melodías y muchos candidatos adoran ser inflados en las encuestas: Una encuesta es una herramienta política de gran utilidad, en la medida en que investiga al candidato, sus rivales y aporta información para la toma de decisiones, de manera que mientras menos públicos haga una campaña sus estudios, más opciones tendrá para sorprender a sus rivales, El momento de iniciar las divulgaciones debe ser cuidadosamente elegido.

5. Un partido que apoya diferentes candidatos, pierde la noción de poder. Hay casos de disidencia dentro de los partidos, nada más es mirar lo que está ocurriendo en Colombia con el Centro Democrático y en El cesar con el Partido Conservador…

6. La cantidad de dinero no asegura el resultado. La eficiencia en las campañas se mide con pocos recursos bien administrados, que con muchos recursos despilfarrados.

En otras palabras, las campañas deben ganarse con alto impacto y bajo presupuesto.

7. La radio es un medio irremplazable en cualquier campaña. Esto es una verdad de a puño, la radio es un arma letal dado su gran índice de penetración, a la gente no le gusta leer, y una campaña que diseñe bien su estrategia radial es una campaña que le tomará ventaja rápidamente a sus rivales: No hay que malgastar el recurso, se debe invertir en las estaciones que de verdad tengan unapenetración probada. También esto debe ser medido científicamente.

8. Un buen candidato conoce a la perfección su programa. No existe algo más dañino para una campaña que tenga un candidato que lea sus discursos, que no haya estudiado su programa y que se quede corto en los argumentos del debate.

Pero el programa debe ser fácil, comprensible, claro y breve de explicarse. Pocos temaspero también como resultado del pulso al mercado electoral; Explicaciones sencillas, propuestas comprensibles y venta del propio nombre como ejecutor de las soluciones.

9. En la publicidad hay que desechar lo que no sirve. Un error muy común, es quedarse con una imagen, un eslogan o un diseño de poca aceptabilidad. Lo que no funciona debe desecharse de inmediato y hay que enloquecer las campañas rivales con publicidad cambiante, si una pieza no va a ser un hecho de opinión, entonces no debe sacarse nunca.

10. Las redes sociales deben ser gestionadas por especialistas. La estrategia digital es de gran importancia para una medición electoral, no basta con tener cuentas en redes sociales, ni hacer presencia de forma pasiva en las mismas. Estas herramientas deben ser manejadas por estrategias digitales con amplia experiencia profesional. 

 En otras palabras, lo que el peluquero hace, el peluquero lo sabe hacer.

11.  Investiga a los oponentes exhaustivamente. Al identificar las falencias del contendor, se puede sacar provecho de las mismas.

Esto significa que no solo hay que saber qué errores no se deben cometer, sino que hay que investigar qué errores hay que lograr que cometan los rivales.

12. No basta con visitar el electorado una sola vez. Candidato que no es reiterativo en sus visitas, cede terreno frente a las demás campañas. Hay que caminar, los famosos “Líderes” son un obstáculo, un mediador innecesario entre el candidato y el votante, el candidato debe caminar todos y cada uno de los días de la campaña, debe entrar en contacto con su votante, es lo mejor y, además, es más barato.

13. Se deben tener diversas piezas publicitarias para los diferentes momentos. La innovación permite generar una grabación y aceptabilidad, un solo diseño es una auto limitación. 

Hay que enloquecer a las demás campañas con permanentes hechos de opinión contundentes, esto es fundamental!!!

14.  Un candidato es un atleta de alto rendimiento. En este punto me alejo de Jamer y me quedo con Eskibel. La disciplina y el trabajo constante son claves para el éxito.Un candidato que tiene vocación de ganador debe saber que son 16 horas de trabajo diario, y que las 8 restantes no son para dormir sino para evaluar que se hizo bien, qué se hizo mal y planear el día de mañana. 

15.  El exceso de confianza ha perdido las elecciones. La prudencia es vital en los cierres de la campaña, trabaje todos los días y hasta el último día como si usted fuera el último en las encuestas: recuerde que Aquiles perdió una carrera contra una tortuga. 

16.  Preparar con anterioridad la defensa ante posibles ataques. Ir a un paso adelante en la partida, el candidato es UN ACTOR. nunca debe permitir que un ataque personal o a su grupo político o especialmente a su familia, lo saque de casillas. Esto es fundamental: Si usted es de temperamento volátil. Quizá la política no sea lo suyo. 

17.  No se debe hablar de los defectos propios. Es un gran error resaltar los aspectos negativos, esto conlleva al elector y a construir una imagen deficiente sobre el candidato. No se trata de que solo hable bellezas de sí mismo, pero no debe posar de humilde reconociendo sus falencias, esto solo logra hacerle daño a su imagen.

18.  Conoce donde reside el poder del adversario. Evitar el desgaste físico y económico en un electorado del cual no se obtendrán resultados; en otras palabras, el mercado electoral debe estar georreferenciado, los segmentos donde los rivales tienen los votos duros ni para qué perder tiempo y esfuerzo tratando de conquistarlos. Se debe apuntar a un segmento inicial, reclutarlo, convertirlos en los apóstoles de la campaña y después sí salir a buscar el resto del mercado. 

 19.  Analiza las derrotas. Un gran ejercicio de aprendizaje es analizar las derrotas, así sean ajenas. 

20.  Si no es necesario, no se debe hacer uso de las campañas oscuras. Es una herramienta poco ética, poco transparente y no siempre eficaz, debe ser la última opción, y si no se cuenta con un verdadero experto en este tipo de estrategias, es mejor ni intentarlo, porque el efecto rebote es letal.

Píldoras: 

Aléjese de asesores narcisistas que lo quieran convertir en reflejos de ellos mismos.

No tenga un equipo de Yesman que todo se lo aplaudan, los candidatos que se enamoran demasiado de su propio discurso, terminan ahogándose en él, tal como le ocurrió a Narciso.

Tenga la mente abierta, si hay que cambiarlo todo, todo debe ser cambiado.

Haga alianzas; todos los electores quieren ver a sus candidatos recibiendo más gente, pero mida científicamente el verdadero potencial del aliado: Lo barato sale muy caro, especialmente en política.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.