Los sueños que se esfumaron en brutal accidente en el Cesar


Por Wendy Peralta

Familias lastimadas, entran y salen de la morgue de Medicina Legal de Valledupar desde que el lunes se registró un siniestro vial que cobró la vida de un conductor, un deportista y cuatro comerciantes.

Nada ha sido fácil desde el momento en que les comunicaron que los corazones de sus parientes dejaban de latir, como consecuencia de los traumas que sufrieron al ser embestidos por un bus de la empresa Costa Line.

Todos ellos ocupaban una camioneta Toyota, de placas WFV- 985, de servicio especial, afiliada a la empresa Viajeros.

Habían partido del municipio de El Banco (Magdalena) y tenían como destino Valledupar. Sin embargo, de frente los chocó el bus y acabó con sus anhelos.

Entre las víctimas está Ricardo Iván León Alvarado, de 27 años, quien era el hombre del timón. Conducía la camioneta con cinco pasajeros a bordo y sus exequias se desarrollan en el barrio Primero de Mayo de la capital del Cesar.

La pasión que le imprimía al trabajo, el compromiso y la prudencia al maniobrar los vehículos lo caracterizaban. Ricardo Iván León Alvarado es recordado con orgullo por su familia, que hoy llora desconsolada por la trágica partida.

Otro de los fallecidos es Alexander Salas Gil, de 37 años. Residía en el municipio de Maicao (La Guajira) y a diario viajaba a El Banco (Magdalena).

Salas Gil vendía pescado, queso y cocos. Junto a su esposa María Eulalia y sus José y Marian pudo coleccionar importantes momentos, que quedarán en la historia y plasmados en fotografías.

Entre las víctimas está Angela Lucía Castrillón Alvarado, quien comercializaba electrodomésticos. La mujer vivía en el barrio Los Músicos de Valledupar y dejó huérfanos a tres jóvenes.

A su hogar no regresará en las noches, como siempre acostumbraba, tras largas horas de labor. Angela Lucía Castrillón Alvarado viajaba todas las semanas para producir dinero y sacar adelante a sus tres hijos.

Ruby Ramos Molina también murió en el accidente de tránsito. En municipios del Magdalena, la mujer había encontrado la forma de generar recursos para sacar adelante a su familia. Unos minutos antes del accidente se comunicó con su pareja para decirle que ya iba por Bosconia, que le había ido muy bien en El Banco y que pronto estaría con él en casa.

En la camioneta viaja Ismara Isabel Rico Schlegel, quien residía en el barrio Divino Niño de Valledupar. Al momento del accidente, la mujer regresaba a casa, luego de un mes de vacaciones en Mandinguilla, jurisdicción de Chimichagua (Cesar), donde disfrutó con unos familiares. La comerciante dejó sus hijos de 18 y 35 años.

La muerte también se posó en el hogar de una familia deportista y dejó sin aliento a sus hermanos y amigos. Ángel Gregorio Nieto Molina, de 17 años, era el único sobreviviente del accidente, pero los traumas que sufrió desencadenaron el deceso en la Clínica Sinais Vitais de Bosconia.

El joven era oriundo de Hatillo de Loba (Bolívar).

Loading...

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.