OPINIÓN: Coherencia- incoherencia

Por: Alex Guillermo Acuña Reales 

Twitter @Alex86010

Consultando el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, define la coherencia en 4 acepciones, una de ellas, la segunda señala como la actitud lógica y consecuente con los principios que se profesan.

En ese sentido en la parte política es la que cabe en lo referente a la coherencia, en lo referente de la incoherencia señala la RAE que es la falta de coherencia. Dicho esto analicemos a candidatos para las próximas elecciones del mes de octubre, si son coherentes o incoherentes.

Comencemos por los candidatos a la alcaldía de Valledupar:

Ernesto Orozco Durán, es de origen conservador, se inscribió por firmas por una jugada política que le permitiera jugar un poco más dentro de las normas que le permiten a quienes recogen rúbricas.

El Partido Conservador con su jefe máximo como lo es Alfredo Ape Cuello lo está coavalando, por lo que se puede considerar que hay coherencia.

Mello Castro González, desde que se lanzó a la arena política ha jugado en el Partido de la U, por esa colectividad se inscribió, pese a que algunos de sus copartidarios quisieron ponerle un palo a la rueda.

En este candidato hay un poquito de incoherencia es de parte de la familia, ya que todos conocen que los Castro son en su mayoría de corazón uribista, prueba de ello es que el primo hermano de Mello, Juanpi Castro fue inscrito como candidato al concejo de Valledupar por el Centro Democrático.

Fredys Miguel Socarrás Reales, bueno del ex alcalde sólo puedo decir que salta más que una rana, el propio Camaleón.

Miguel Morales, lo veo más como cantante que como un serio aspirante a la alcaldía de Valledupar, hasta hace poco sus giras musicales eran más importante que las reuniones o entrevistas para hablar de su campaña.

Jesús España, de corte cristiano evangélico, se inscribió por el partido Colombia Justa y Libre, le ganó la batalla a Alfredo Saade por el aval, una fuente me dijo que su aspiración se dio debido a la molestia de muchas iglesias evangélicas que consideraron que el actual alcalde solo miró a dos templos de ese corte religioso.

Evelio Daza, bueno Evelio pasó de la incoherencia a la coherencia, debido a que en las pasadas elecciones se presentó como candidato a la alcaldía por el partido Verde, que es de corte izquierda y este año presentó su nombre por el Centro Democrático, que es donde verdaderamente late su corazón.

Ahora pasemos a la Gobernación del Cesar.

Luis Alberto Monsalvo, antes fue del partido de la U, ahora se presenta con el aval de Cambio Radical, aquí no hay incoherencia, ya que Monsalvo va con el coaval de la U, además se completa el enroque, acuérdense que Franco Ovalle era U y paso a CR.

Kaleb Villalobos Brochel, llego al Cesar de la mano de José David Name integrante del Partido de la U, además también estuvo acompañado por el clan Gnecco, que también hace parte de esa colectividad, ahora decidió recoger firmas, dicen que soltó a los Gnecco, pero sigue agarrado de la mano de Name.

Claudia Margarita Zuleta, cuando apareció en la arena política del Cesar llegó como conservadora, quiso el aval de esa colectividad, pero se le atravesó Ape, lo que la obligó a acudir a su papi para que le consiguiera aval en el Centro Democrático, dicen que le ganó un poquito el pulso a Cuello Baute al lograr que el trapo azul no le diera coaval a Monsalvo como lo pretendía el Representante a la Cámara.

Zuleta Murgas logró el aval del CD, pero no tiene el apoyo de líderes de esa colectividad, ya que por la forma de conseguir el documento para poder presentarse como candidata fracturó la unión del partido.

Jaime Araujo Rentería, su inscripción fue por la coalición Colombia Humana UP, siempre ha militado en la izquierda, lo raro es que el Polo no lo apoyó en esa lucha por llegar a la gobernación del Cesar.

Hugo Vásquez, del sur del Cesar, llega a la carrera por la Gobernación del Cesar con el aval del Polo Democrático, la única referencia que tengo de él es que se presentó en las últimas elecciones como candidato al concejo de Aguachica, donde obtuvo algo más de 700 votos.

Miremos a algunos de los aspirantes al concejo de Valledupar, algunos porque analizar a la mayoría no alcanza esta columna.

Jorge Pana, el hijo del concejal Álex Pana, aquí hay que decir que Pana padre se volvió coherente, porque él militaba en el partido Verde, pero su corazón era de Ape, a su vástago lo metió en la lista del Equipo Azul.

Ana María Quintero Jaime, salto del Partido Conservador, del que era militante casi que toda la vida, al Partido Liberal, es decir paso de azul profundo a rojo profundo.

Luifer Quintero el hijo de Chichí, se inscribió por Cambio Radical, ahí hay coherencia, la incoherencia la encuentro en que su prima hermana la actual concejal Gloria Margarita Ovalle, no lo está acompañando en su carrera al Concejo, que pasó, aconteció, sucedió, averígüelo Vargas.

Pipe Abuchaibe, se inscribió por Cambio Radical, no había hecho ejercicio político, la incoherencia la encuentro en que su publicidad visual la hizo con un rojo intenso y ahora sus más de 8 mil seguidores en Instagram se encuentran confundidos y muchos piensan que es candidato del partido liberal.

Luis Cabello Donado, nuevamente se inscribe como candidato por el Partido de la U, muchos, entre los que me incluyo, pensaron que en esta oportunidad pasaría al Centro Democrático, ya que en sus redes sociales demuestra su amor incondicional hacia el ex presidente Uribe, incluso critica el proceso de paz que su partido encabezó.

En la Asamblea solo conozco una incoherencia que se corrigió y es el caso de Ricardo Quintin Quintero, quien estaba en el Partido Conservador y ahora se presentó como candidato a la duma del Cesar por el Centro Democrático, todos sabíamos que él con todo y sus botas es uribista, hasta mucho más que su jefa política Marta Lucia Ramírez. 

Si ustedes conocen de más casos me escriben y hacemos otro artículo al respecto.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.