Alfareros de Las Casitas, entre las inundaciones y la desesperanza

La desesperanza domina el rostro de los alfareros de Las Casitas, una vereda ubicada en el sur de Valledupar, cuya economía local depende de la producción artesanal de ladrillos de barro.

La preocupación no es sólo por la afectación generada por las lluvias; sino, porque la mina de barro podría ser cerrada muy pronto al no cumplir con las normas ambientales.

De la producción artesanal de ladrillos dependen más de 300 familias, las cuales ahora están afectadas por las fuertes lluvias y porque las aguas de escorrentías de Valledupar también llegan a la población inundando las minas y las viviendas

Es poco lo que se ganan los alfareros diariamente. Sin embargo, con esa producción deben sostener a sus familias, cuyos núcleos están conformados hasta por nueve personas.

Al lado de los pasteles, que son armados en una estructura de madera, sólo con barro y agua, están las ilusiones de estos hombres por un futuro mejor. 

Un futuro que les permita tener una mayor tranquilidad y la atención estatal para sus necesidades.

Las lluvias de estos días sacaron a flote la miseria en que viven. Su piel cubierta de arena barrosa deja entrever el esfuerzo diario para sostener a las familias. Allí la lucha no es sólo con el agua y el barro. También con la indiferencia estatal.

Los habitantes de Las Casitas, un asentamiento humano de alfareros de toda la vida, esperan que la alcaldía de Valledupar o el gobierno departamental, les tienda una mano en estos momentos de emergencia invernal.

Los que trabajan el barro a diario, tienen una preocupación mayor. Corpocesar, la autoridad ambiental del Cesar les ha advertido que no pueden usar madera para los hornos donde queman los ladrillos; que deben hacerlo con gas natural. 

También, la entidad ambiental ha anunciado que podría cerrar las minas artesanales porque no cumplen con las normas ambientales. Anuncio que preocupa más a los alfareros que la lluvia misma.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.