¿Cómo adoptar una dieta vegana sin quebrar en el intento?

A pesar de que el veganismo se mantenga como una tendencia (en cuanto a estilos de vida se refiere) en crecimiento en todo el mundo, la realidad es que países como Colombia todavía no habrían logrado adaptarse a la misma. No se trata de algo meramente cultural, sino financiero, ya que muchos asumen que es necesario realizar grandes gastos para poder comprar productos aceptables para el consumo.

Algunos piensan que la única forma de lograr el cambio de dieta es comprar productos que estén incluidos en campañas de precios de descuento, como Trasnochón Colsubsidio, y ahorrar algunos pesos con cada compra.

Sin embargo, a medida que transcurren los años no solo vemos que cada vez más latinoamericanos desean adentrarse en esta tendencia de estilos de vida, sino que además incrementa el número de proveedores que se enfocan en satisfacer las necesidades de esta parte de la población, disminuyendo efectivamente el precio de los productos.

Pero, ¿Qué incluye una dieta vegana?

Lo primero que debemos tener en cuenta es qué es una dieta vegana.

Aunque muchos puedan confundirla con la dieta vegetariana, la realidad es que esta va mucho más allá en cuanto a la protección del medio ambiente se refiere, ya que esta dieta significa que no consumiremos ningún tipo de productos que provenga de un animal.

Muchos minoristas locales, como es posible verlo con las promociones de Éxito de hoy, han comenzado a ampliar su oferta para comercializar productos que no tengan origen animal. Esto es algo que ya se ha comenzado a ver en buena parte del mundo.

Aunque buena parte de nuestro día a día se vea afectada por este cambio, la realidad es que es en el consumo de lácteos (y sus derivados) y huevos donde mayores cambios vemos. Esto quiere decir que para elaborar, por ejemplo, postres, será necesario conseguir sustitutos que nos permitan disfrutar del producto final sin incluir los alimentos anteriormente mencionados.

Es debido a esto que la dieta vegana se ha asociado con altos costos, ya que cualquier alimento que haya surgido de seres vivos debe ser sustituido de nuestra dieta. Se trata efectivamente de un cambio total en nuestro estilo de vida, por lo que será necesario tener una planificación financiera que nos incentive a buscar los mejores precios para nuestro bolsillo.

No quebrar en el intento

Expertos en el área han afirmado que llevar una dieta vegana puede ser más sencillo de lo que parece, ya que la mayor parte de la misma estará compuesta por frutas y verduras. Debido a que vivimos en un país principalmente agrícola, es mucho más sencillo reestructurar nuestras compras diarias de alimentos.

Si bien es cierto que algunos productos serán más costosos que el resto, la realidad es que contamos con herramientas digitales que pueden ayudarnos a disminuir gastos. Ejemplos de esto pueden ser las campañas de precios de descuento como el Trasnochón Colsubsidio, o las promociones de hoy de Éxito y cadenas similares.

La principal recomendación de los expertos es que consumamos productos nacionales que correspondan a temporadas específicas, y no que busquemos crear dietas con ingredientes complejos de adquirir. Al tiempo que incrementamos la ingesta de verduras y vegetales, también sustituimos las proteínas o productos de origen animal con legumbres y tubérculos.

Puede que mantener una dieta vegana parezca una meta compleja para muchos colombianos, sin embargo, si investigamos los cambios que realmente tenemos que hacer en nuestro día a día, y los proveedores con los que contamos en todo el territorio nacional, la realidad es que hacer el cambio puede ser mucho más sencillo de lo que algunos imaginan.

Loading...

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.