OPINIÓN:Redes sociales como arma de doble filo en las próximas elecciones

Por:Eduardo Calderón Reyes

Turbios se convierten los días previos a las elecciones que se desarrollarán este 27 de octubre debido a que la previa elección, opinión, percepción y confiabilidad han ido cambiando, estando sujeto a seguir en esa dinámica hasta finalizar la contienda electoral, gracias a las investigaciones y procesos presentados para deslegitimizar o poner en tela de juicio a un candidato en competencia, las fakes news (noticias falsas) y el exceso de publicidad en las redes sociales.

Es una estrategia válida que los candidatos acudan a ciertos medios para darse a conocer junto a sus propuestas, promesas, hasta para promocionar demagogia y utopías hacia el pueblo con tal de ganar votos como en los viejos tiempos. El problema que hallo es la cantidad de información falsa que se comparte debido a que pocas personas se atreven a indagar oanalizar las fuentes para determinar si una noticia es falsa o verdadera, y así entre la multitud sea crea una cadena de mentira. Un arma de doble filo se ha convertido esta jornada previa a las elecciones en donde ciertos candidatos atacan a otros o al mandato en turno con rabo de paja, mientras que algunos con sus respuestas terminan hundiéndose solitos. 

Las encuestas no oficiales son las mentiras de mayor circulación, mismas que incluyen hasta logotipos de autorización del CNE (Consejo Nacional Electoral). También noticias con titulares sensacionalistas y manipulados para aquellos que no son capaces de leer todo el contenido, quedándose en sus mentes el título como su verdad. Y es que no podemos culpar a los usuarios de las redes sociales, pues estas páginas son creadas con nombre y logotipo idénticos a algún medio confiable o reconocido para causar más impresión, se enfocan en una buena redacción y hasta anexan ¨fuentes¨ para aparentar confiabilidad, siendo algunas verídicas para mezclarlo con el contenido falso y otras fuentes son netamente falsas con esperanzas de que el usuario confíe y no salga a investigar. 

Quienes manejan las campañas a los candidatos se han aprovechado de los datos y resultados de Cambridge Analytics y modelos similares de manipulación de la opinión pública y están al orden del día utilizando las problemáticas de la ciudad o de algún lugar en específico, y gracias al pago en las redes sociales promocionan la solución en la zona específica a su conveniencia. Facebook como la red social de la que más se extraen datos para el beneficio político, recientemente ha anunciado una serie de cambios tales como dar a conocer a los usuarios la cantidad total invertida por un candidato en publicidad y la detección de contenidos erróneos o tendenciosos marcándolos también con una etiqueta más grande advirtiendo a los usuarios para las próximas elecciones de estados unidos, evitando que logre ocurrir lo sucedido en el 2016 y beneficiando la transparencia y la autonomía de las personas en las elecciones de la comunidad internacional. Lastimosamente este control no estará disponible para nuestras elecciones programadas el 24 de octubre, pero encontramos acciones determinantes para minimizar esta estrategia de la que pocos medios hablan y que tanto influye en la decisión del votante.

Son distintos los distractores que vemos a diario, comenzando con la participación de celebridades o personas reconocidas para inducir a los votantes, locutores de radio que todo el año se visten de imparciales y en fechas de política le ponen precio a su voz y a sus ideologías, al igual que ciertos medios digitales e impresos que enuncian o presentan noticias positivas de algún candidato para favorecerlo sin agregar¨publicidad política pagada¨. Teniendo cuenta que el diámetro de cada valla está en promedio de once metros de ancho y tres metros de alto, hay dos y hasta tres vallas en el mismo sector a favor de un candidato y en ciertos lugares una al lado de la otra.

Parece que la época de elecciones se ha convertido en una competencia de mercadotecnia en donde la ciudadanía adquiere otra mala costumbre y es cambiar su voto por aquél que ve más seguido para ajustarse a su conveniencia. No es un secreto entonces que tiene más posibilidad quien invierta más en publicidad y no quienes presenten propuestas que sean resultados de investigaciones y estudios pertinentes en las problemáticas que acechan el entorno en donde vivimos para resolver algunos y minimizar otros.

Entonces la difusión de estos contenidos resulta una estrategiaen la que caemos como en los discursos bonitos, esperanzadores, populistas de este fenómeno político que se oyen por estos días en cada rincón de nuestro país.  

Mi opinión no va dirigida a los publicistas, community managers y beneficiarios de la esfera política pues algunos cumplen funciones netamente laborales, sino de quienes con la obsesión de ganar se prestan para engañar con estas prácticas pero también terminan afectados directa o indirectamente después de la época electoral en donde la escases comienza a pellizcarlos y las posibles malas gestiones del gobierno en turno seguirán atrasando el desarrollo de nuestro municipio y departamento, recibiendo unacompensación por ayudar a  ganar con picardía y falsedad. Coincido con las palabras del escritor William Ospina que señala: ¨Aquí en Colombia nada sirve a un interés público, aquí solo existen intereses particulares. El colombiano sólo concibe las relaciones personales, sólo concibe su reducido interés personal o familiar y a estos fines subordina su actividad pública y privada¨.

En el transcurso de la jornada electoral quizás nos encontremos con una ola de noticias falsas distribuidas como estrategia para no dar plazo al candidato afectado de hacer un comunicado desmintiendo, aclarando dudas o defendiéndoseporque todo lo que diga o demuestre después quedará en un ¨ya para qué¨. Las víctimas somos nosotros que hemos sido engañados en nuestra decisión y nos tocará aguantarnos por 4 años el voto legal pero inmoral que concedimos.

Sugiero entonces desenmascarar las cadenas a través de medios sociales verificando las fuentes que nos proveen el contenido y no compartir hasta que estemos seguros de su veracidad, escuchar los fundamentos de voto de nuestros familiares, amigos, conocidos y que ellos escuchen los nuestros, tener en cuenta que la X que usted marque en el tarjetón no es por un beneficio político suyo, sino un depósito que retirará en un futuro donde será beneficiado o afectado por una mala gestión que eleve las problemáticas sociales y la corrupción en nuestro departamento.

Corresponde a nosotros los ciudadanos manifestar nuestras inconformidades en las urnas y depositar con la marca designada las esperanzas individuales y colectivas, recordando que el escrutinio no es de quien haya recibido más votos sino de la decisión unánime de un pueblo.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.